¿El denoiminado "rubor de niacina" (enrojecimiento temporal de la piel) es una reacción alérgica?

No. Muchas personas confunden el efecto vasodilatador de la Niacina con los síntomas de una alergia. Los dos fenómenos pueden tener similitudes, pero son bioquímica y fisiológicamente diferentes. La vasodilatación provocada por una alergia puede deberse a la liberación localizada de histamina en los tejidos epiteliales, estimulada por la presencia de alérgenos. Por su parte, el rubor de niacina es el resultado de la activación natural de una serie de procesos bioquímicos por parte de la Niacina que, además de activar algunos termorreceptores específicos de la piel, generan sustancias particulares conocidas como prostaglandinas (PGD2 y PGE2), responsables de la vasodilatación temporal de la piel. La vasodilatación producida por las prostaglandinas es precisamente el factor que permite una mayor oxigenación y una mejor nutrición de los tejidos, al mismo tiempo que una eliminación más eficaz de toxinas y residuos metabólicos celulares en la zona de la piel afectada por el rubor. No existe ninguna reacción alérgica en este mecanismo. Se trata, al contrario, de un mecanismo de oxigenación, aporte de nutrientes y desintoxicación iniciado por la propia niacina.